Raúl Rivera y las regiones en “El Chile que queremos”: “El poder no se pide, ni se cede. Hay que ganarlo”

21 Enero 2014

Regiones fuertes que se hacen cargo de su destino, así es el país que propone Raúl Rivera Andueza (@raulriveraa) en su libro “El Chile que queremos”.

Mi Voz Chile >
authenticated user Editor

¿Cuál es el Chile que queremos? En medio de los rankings y diferendos internacionales parece tiempo de hacer una pausa y preguntarnos hacia dónde vamos como país donde las regiones son vitales en la construcción desde la diversidad, y esa es la invitación que nos hace Raúl Rivera Andueza (@raulriveraa) nos hace en su libro “El Chile que queremos”.

“Son ellas las que tienen que definir su propio "relato región", entusiasmar y movilizar a sus ciudadanos en torno a esa visión, y exigir al centro la autonomía, el poder político y los recursos económicos para hacerlo realidad”, dice a Red Mi Voz el fundador de los premios AvonniRed de Mentores y actual vicepresidente de la Asociación de Emprendedores de Chile (ASECH).

¿Cuál es el aporte del libro a la conversación del país en el actual escenario?

“El libro nos invita a levantar la vista y pensar juntos en el Chile que queremos ser, algo que hoy no está ocurriendo en buena medida porque nuestra clase política está más preocupada de cómo mantenerse en el poder que en el país.

También es una invitación a ver los actuales problemas que nos preocupan, tales como el alto costo del crédito, la mala calidad de la educación, el alto costo de las universidades que está impidiendo a muchos jóvenes terminar sus estudios, la crisis energética, en fin, la lista es larga, como oportunidades para desarrollar soluciones innovadores que nos posicione a la vanguardia mundial en esos campos”.

Según Rivera, si Chile quiere llegar a un desarrollo social de calidad y sustentable, “no tiene más opción que trazar su propio camino al desarrollo, ya que el modelo que llevó a los países industriales a la prosperidad no es sustentable a nivel planetario y ellos lo están cambiando. ¿Por qué no tomar el atajo y llegar cuanto antes donde ellos están yendo?”, preguntó el también el autor de Nuestra Hora: Los Latinoamericanos en el Siglo XXI.

Regiones innovadoras, regiones poderosas

En el libro se habla de la construcción de un relato país, muchas veces estos relatos anteriores son pensados desde una mirada centralista, omitiendo a las regiones ¿Cómo se debiera entonces estructurar este relato, respetando la diversidad del país y potenciando su riqueza?

“El relato sobre el país posible que propone el libro es un relato basado en regiones fuertes, que se hacen cargo de su destino. Son ellas las que tienen que definir su propio "relato región", entusiasmar y movilizar a sus ciudadanos en torno a esa visión, y exigir al centro la autonomía, el poder político y los recursos económicos para hacerlo realidad.

El poder no se pide, ni se cede gratuitamente. Hay que ganarlo y este es el camino. Las regiones sólo serán poderosas si se vuelven más innovadoras y desarrollan ese relato. El libro propone un relato país que va más allá de los "relato país", pero que empieza ahí. Las regiones, no las actuales, otras más grandes y capaces de arrebatarle el poder a Santiago para hacer realidad su proyecto regional, están en el centro de cualquier proyecto que apunte a llevar a Chile a un alto nivel de desarrollo, de calidad y sustentable”.


Democratizar el sueño

Si hiciéramos un resumen en tres conceptos de las regiones para dar el salto de manera equitativa y con un relato país que las integre ¿cuáles serían éstos?

“Uno, repensar sus propias fronteras y elegir las que les hagan más sentido, tal vez muy diferente de las actuales, con total libertad, de manera de estar en condiciones de soñar en grande.

Segundo, innovar. Las regiones deben definir "la región que quieren ser", eligiendo problemas interesantes que representen oportunidades potentes.

En el norte, por ejemplo, en mi opinión la mayor oportunidad es el desarrollo de una industria de energía solar de clase mundial, una de las propuestas concretas que hago en el libro. Las regiones agrícolas deben jugar un rol protagónico en el desarrollo de la biotecnología, otra ciencia emergente, y usarla para innovar y establecer una posición de liderazgo mundial en algunos campos.

Por último, está el desafío político: hacerse cargo de su destino, a partir de ese proyecto región" y ponerse en marcha para hacerlo realidad. Eso exige "democratizar el sueño" y convertirlo en el sueño de todos. Todos los ciudadanos de la región, para empezar. Pero luego todos los chilenos, porque si el norte sueña en grande yo sin duda estaré soñando con ellos y apoyándolos para que hagan realidad ese relato. Y eso nos va a pasar a todos si hacemos las cosas bien. ¡A ti, también!”

Finalmente quien se define como “activista de la innovación”, concluye que “el libro no da respuestas absolutas, sino que nos invita a crear entre todos: una épica, una ética y una estética nacional en línea con estas ideas. Es una invitación a tener conversaciones que nos lleven a la acción”.

Ficha Técnica:

Título: “El Chile que queremos”

Editorial: Aguilar

Género: Ensayo

Páginas: 188

Imágenes/CC: 

Fotos: Facebook Raul Rivera Andueza