Dietas de batidos para adelgazar: No todo lo que brilla es oro

Dietas de batidos para adelgazar: No todo lo que brilla es oro

14 Diciembre 2015

Al convertir la fruta y la verdura en un líquido, las propiedades cambian y pueden ser perjudiciales.

Chile y el Mundo >
authenticated user Corresponsal

La preparación de batidos de frutas y verduras es una buena opción para consumir las cinco porciones diarias que recomiendan los nutricionistas como fuente de antioxidantes que ayudan a combatir el envejecimiento celular y orgánico.

No obstante, más allá de estas propiedades, muchos los ingieren con el propósito de adelgazar con miras al verano.

Sin embargo, no es recomendable consumir estas bebidas en reemplazo de otras comidas ya que si sólo consumiéramos los licuados, tendríamos déficit de nutrientes que se encuentran en otros alimentos y que debemos consumir.

Las propiedades de las frutas y verduras en su forma original son las mismas que al convertirlas en bebidas; entregan vitaminas y minerales. Pero al licuarlas les quitamos la fibra que nos entrega la cáscara y la pulpa.

El constante consumo de jugos naturales puede ser contraproducente, ya que "sube la glicemia, en el fondo, te da hambre pronto y no tiene el mismo efecto que cuando comes la fruta cruda”, explica Sonia Olivares, académica del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA), de la Universidad de Chile.

Olivares advierte que al convertir la fruta y la verdura en un líquido, las propiedades cambian y pueden ser perjudiciales. “Actualmente no se recomienda tanto el consumir las frutas en forma de jugo, aunque sean naturales convertidas en jugo y sin agregarle azúcar. Se ha descubierto que tu organismo, cuando consumes hidratos de carbono refinados, en líquidos, la absorción es muy rápida”, señala.

El consumo diario de frutas y verduras recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 400 gramos, pero los nutricionistas advierten que es mejor ingerir una mayor cantidad, pero dentro de una dieta equilibrada donde se incluyan carnes y lácteos.

El cuidado que hay que tener con las frutas es las porciones que se consumen en el día, ya que la fruta contiene hidratos de carbono de fácil absorción, que al aumentar su consumo puede provocar aumento de peso.