Deporte y contingencia: ¿Una cortina de humo?

Deporte y contingencia: ¿Una cortina de humo?

19 Octubre 2020

También es justo mencionar que el deporte ha sido un puente para reforzar procesos políticos, sociales y culturales particulares. Nelson Mandela, utilizó el rugby y a la selección adulta masculina sudafricana como un símbolo de unidad, que permitió dejar atrás los resabios del Apartheid.

Francisco Herrera >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Invitado

Para nadie es extraño el contexto socio – político que atraviesa Chile. Frente a un proceso denominado histórico como lo es el plebiscito para aprobar la redacción de una nueva Constitución, no son pocos quienes llaman la atención en torno a las herramientas que quienes ostentan el poder, utilizan para desenfocar la discusión política de la ciudadanía.

Te puede interesar: Futuros deportivos: ¿Cómo enseñamos la práctica deportiva?

A raíz del retorno de las clasificatorias de la CONMEBOL para el mundial masculino adulto de Qatar 2022, la discusión se volvió a instalar. Existe una antigua frase que dice que el “fútbol es el opio del pueblo”, pero poco se conocen frases como la del marxista italiano Antonio Gramsci quien definió al fútbol como un “reino de la lealtad humana ejercida al aire libre”. Por tanto, problematizar el deporte como un opio o un espacio de confluencia política, dependerá en parte, de las intenciones con las cuales uno se acerque a él.

Instrumentalización política del deporte, principalmente por regímenes de corte fascista han marcado la historia. Tenemos los casos de los mundiales de Italia 1934 (Mussolini) y Argentina 1978 (Videla), como así también los Juegos Olímpicos llevados a cabo por el régimen nazi en 1936.

Pero más lindas y convincentes son aquellas historias en donde el deporte releva la tradición política de organizaciones que vieron en él, una forma de plantear proyectos y configuraciones sociales y culturales ad hoc a contextos particulares.

Emblemático es el caso del movimiento liderado por el futbolista Sócrates cuando formaba parte del Corinthians de Brasil, denominado “Democracia Corinthiana” y que, con un discurso político claro, bregó para sacar a los militares del poder en la década de 1980, generando consciencia en cada partido y organización en cada espacio que el club compartía. Hasta la actualidad, su hinchada denominada “Gavioes da Fiel”, luchan en forma constante por mantener los principios políticos y sociales de aquellas épocas, como así también a los preceptos libertarios presentes en su fundación.

Si hablamos de dictaduras, en Chile casos existen. El más reconocido sin dudas es el de Carlos Caszely, quien jamás escondió su postura en contra de la dictadura cívico – militar chilena, lo que incluso tuvo costos deportivos para él (quedar fuera de las clasificatorias al mundial del `78), como personales (su madre fue detenida y torturada). Pero un emblemático y poco recordado caso, es el de Peter Tormen, ciclista que al adjudicarse la “Vuelta Ciclística de Chile”en 1987, le dedicó el triunfo a su hermano, Sergio Tormen, uno de los tantos detenidos desaparecidos de la dictadura cívico – militar chilena, militante del MIR visto por última vez en Londres 38.

Pero también el deporte ha sido un puente para reforzar procesos políticos, sociales y culturales particulares. Nelson Mandela, utilizó el rugby y a la selección adulta masculina sudafricana como un símbolo de unidad, que permitió dejar atrás los resabios del Apartheid y las diferencias raciales tras convertirse en el primer presidente negro de su país, organizando el mundial de la disciplina en 1995. Otro ejemplo similar, es el que posiciona como protagonista a Didier Drogba, quien tras lograr junto a Costa de Marfil la clasificación por primera vez en su historia a un mundial de fútbol masculino adulto (Alemania 2006), invitó posicionándose de rodillas junto a todo el plantel y por transmisión televisiva en vivo, a ambos bandos enfrentados en una guerra civil a firmar un acuerdo de paz, el cual se concretó.

Recientemente en Estados Unidos las cuestiones raciales han estado en la palestra por el accionar de la policía en contra de afroamericanos. Fue Colin Kaepernick, destacado atleta de la NFL quien utilizó por primera vez la señal de rodilla al suelo para generar consciencia, lo que, en la presente temporada recién terminada de la NBA, tomó más fuerza por medio del movimiento “Black Lives Matter”, quienes además no se quedaron sólo en el tema racial, sino que motivaron la participación en las próximas elecciones presidenciales.

Si queremos hilar aún más fino, en el país existen clubes deportivos de raíz obrera y libertaria como lo son CD Arturo Fernández Vial, Francisco Ferrer FC, CD Boríes, Primero de Mayo FC, Marinetti FC, Deportivo Kegan y CD Esmeralda. Entonces cabe preguntar ¿es efectivamente el deporte un espacio que nos aleja de las problemáticas sociales? O simplemente ¿hemos permitido que la lógica mercantil y despolitizadora sea la que adopte mayor preponderancia?

Necesario recuperar espacios deportivos y que la contingencia sea justamente un motor dediscusión en torno a todo aquello que al deporte le han robado.

Te puede interesar también: Deporte, discursos e identidades: ¿Productos o proyectos?