Miembros de una secta viven en cueva esperando fin del mundo