Protestas llevan a Mega a tomar radical decisión con su programa más emblemático