Estos son los efectos de los medicamentos que tratan las molestas alergias primaverales

Las alergias, que presentan un aumento en esta época del años, son tratadas con estos antihistamínicos que alivian gran parte de sus molestos síntomas.

Imagen de Equipo El Vacanudo
609 Lecturas
12 de Octubre, 2017 08:10
Imagen de referencia

Las alergias, conocidas también como reacciones de hipersensibilidad, son una respuesta exacerbada de defensa del sistema inmunológico al entrar en contacto con agentes alérgenos.

Al respecto, Gabriela Valenzuela, directora del Centro de Ciencias Básicas de la Universidad Central, explicó que uno de los alérgenos más conocido es el polen, que contiene material vegetal importante para la reproducción de las plantas, por lo que es mucho más abundante en primavera.

Sin embargo, existen otros alérgenos tales como las esporas de hongos, los ácaros de polvo y epitelio o tejido de perros, gatos o roedores. En algunas personas, ciertos alimentos (mariscos o frutos secos), fármacos (sulfas) o la picadura de insectos (abejas o avispas), pueden desencadenar una respuesta alérgica.

“Cuando el alérgeno entra en contacto con las personas, el sistema inmunológico lo identifica como una amenaza, produciendo grandes cantidades del anticuerpo IgE, que se depositan en la superficie de las células inmunitarias, las que, a su vez, liberan mediadores químicos como la histamina. Así, la histamina, como mediador químico, comienza a actuar en diversos órganos y desencadena una respuesta inflamatoria, responsable de los molestos síntomas característicos de las alergias”, indicó la experta.

Los antihistamínicos, utilizados para el tratamiento de las alergias, logran bloquear los receptores de la histamina, de tal manera de evitar sus efectos.

Algunos antihistamínicos también pueden acceder al Sistema Nervioso Central (SNC), lo que determina su clasificación, pudiendo generar efectos secundarios como sedación, mareos y fatiga. Otras externalidades son la sequedad bucal, retención urinaria y estreñimiento.

En este sentido, Valenzuela señaló que los antihistamínicos se clasifican en generaciones, de acuerdo a su capacidad de llegar al SNC. “Los que no lo atraviesan son conocidos como antihistamínicos de segunda generación. Los antihistamínicos de primera generación también suelen emplearse como inductores del sueño en niños, sin embargo, los de segunda generación son los más utilizados en alergias (tales como loratadina, cetirizina, en otros)”, agrega la profesional.

La sedación es un efecto secundario importante en los antihistamínicos de primera generación como la clorfenamina, por lo que se recomienda no consumirlos cuando se va conducir o manejar maquinaria peligrosa, además no se debe mezclarlos con alcohol u otros depresores del SNC, ya que se potencia la acción sedante, tales como benzodiacepinas (como alprazolam o clonazepam) o antidepresivos tricíclicos (por ejemplo amitriptilina).

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd> <p> <br>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.