[Lectura voraz] El autodidacta, de Hernán Rivera Letelier

[Lectura voraz] El autodidacta, de Hernán Rivera Letelier

22 Septiembre 2019

Con trazas autobiográficas, la nueva novela del escritor pampino invita a entrar en su universo literario.

Daniel Carrillo... >
authenticated user

Esta podría haber sido la primera novela de Hernán Rivera Letelier. Su frescura, su dinámica y la simpleza de su historia, mezcladas con el tema eterno del primer amor y de la iniciación literaria, hacen de “El autodidacta” (Alfaguara, 2019) un buen pasaporte para adentrarse en el universo del escritor, situado en las pampas del norte de Chile.

El autor construye un alter ego, Eleazar Luna –el “Comelibro”-, protagonista de estas 138 páginas, y narra su primer encuentro con los versos, gracias al hallazgo de un ejemplar de la “Antología de la poesía chilena contemporánea”, de Alfonso Calderón. Eleazar tiene 19 años y por primera vez toma en sus manos un libro de poemas, algo inesperado en medio de la pesada y polvorienta rutina de la oficina salitrera en la que trabaja.

El joven escribe a escondidas, ya que ser poeta no entra en la escala de rudeza socialmente exigida entre los trabajadores calicheros, y pronto descubre un motivo de inspiración que terminará por ocupar la mayor parte de sus pensamientos. Se trata de Leda, la hermosa hija de los dueños de su pensión, quien le escribe cartas a su hermana muerta, contándole sus andanzas junto a sus primas y sus primeros flirteos.

El cuadro lo completa el amigo de Eleazar, Rosario Fierro, robusto y talentoso boxeador, pero bastante flojo en las labores de la mina.

La timidez de Eleazar terminará por suscitar un desenlace inesperado, que marcará su consagración definitiva a la literatura, ahora con una repentina ampliación de mirada. Esto, luego de la lectura de “Adán Buenosayres”, del argentino Leopoldo Marechal, que lo hace renegar del dogma de que “la novela es cosa de tontos”, convenciéndose de que la poesía también podía venir en un “envase” de prosa.